AUTOINMUNIDAD Y ALIMENTACIÓN

Se sabe mucho y muy poco a la vez de las enfermedades autoinmunes. Queda mucho por descubrir. Sin embargo no paramos de ver como su incidencia no para de aumentar en los últimos años, es ya raro no conocer a alguien que no tiene una o varias patologías autoinmunes.

¿Qué es lo que si sabemos sobre la autoinmunidad?

– Que existe un componente genético que te predispone a sufrirla, pero que no te condena por sí solo.
– Que puede haber muchos desencadenantes ambientales que pongan en marcha esos genes: sensibilidad a algunos alimentos, toxinas, infecciones, estrés, químicos ambientales.
– Que a nivel digestivo siempre o casi siempre nos encontramos con estos 3 factores:

– PERMEABILIDAD INTESTINAL
– ALTERACIÓN DE LA MICROBIOTA
– INFLAMACIÓN CRÓNICA DE BAJO GRADO

¿Existe pues una estrategia nutricional en las enfermedades autoinmunes?

Sin duda:

– Reparar el tejido intestinal
– Recuperar y ampliar la máxima variedad de microbiota
– Evitar mimetismo molecular
– Reducir inflamación crónica

¿Es suficiente con la estrategia nutricional?

Pues una vez que la enfermedad está instaurada, la estrategia preventiva por si sola no va a funcionar. Hay un problema y hay que corregirlo. Al igual que la medicina por si sola no va a funcionar: Hay que tratar el problema desde su foco, no sólo poner parches para encontrarnos mejor.
Igualmente entran en juego muchos otros factores, tan importantes como la nutrición, y que hemos mencionado anteriormente: estrés, contaminantes, disrruptores endocrinos, químicos, movimiento..
¿Qué tienen en común todos estos factores?: Pues si lo piensas, todos estos factores nos mantienen alejados de nuestra propia naturaleza.. ¿Y qué es lo que sabemos sobre la naturaleza humana? Pues se sabe con seguridad que el movimiento y la actividad es imprescindible: somos movimiento (y no hablo de ir al gym 1 hora al día). Se sabe que la forma actual de alimentación se aleja de nuestra propia naturaleza, y que genéticamente no estamos adaptados a ellas. Se sabe que nuestro cuerpo no diferencia entre estrés agudo y estrés crónico, por lo que la forma en la que viven muchas personas actualmente lo mantienen constantemente en alerta. Se sabe que no estamos preparados para vivir en un entorno contaminado ni expuestos constantemente a disrruptores endocrinos. Se sabe que el exceso de limpieza actual causa más mal que bien (moderación en todos los sentidos)..

La verdad es que la autoinmunidad y todo lo que se relaciona con ella es un tema que me apasiona, y no tengo espacio suficiente aquí para hablar de ella. Pero iré aportando poco a poco y desarrollando cada uno de estos puntos en la medida de lo posible.