¿QUÉ ES EL MÉTODO BABY LED WEANING (BLW)?

 

El método Baby Led Weaning (BLW) es una modalidad para empezar a ofrecer la Alimentación Complementaria en la que el bebé se autogestiona solito bajo la supervisión de sus mamás y papás.

BABY LED WEANING
Aquí un bebé disfrutando

Los purés, papillas y triturados no van a ser la base de su dieta, sino que el bebé comenzará desde el principio a comer alimentos en estado sólido, siempre adaptados a sus posibilidades.

 

Los padres deciden que alimentos ofrecer y el bebé decide que alimentos y que cantidad consumir.

 

En la versión tradicional con papillas, los padres eligen que alimento ofrecer, que alimento comer, y que cantidad tomar. ¿Veis la diferencia?

 

Claramente, se trata de un método mucho más respetuoso con las capacidades del bebe, entre ellas, su capacidad intrínseca de autorregulación energética.

 

Esta capacidad, marcará en gran parte, el tipo de relación que tu bebé tendrá con la comida y que mantendrá en su vida adulta.

 

De esa relación dependerán su estado de salud futuro. No la subestimes, es vital.

 

La mayoría de los adultos tenemos dicha capacidad «anulada» o «estropeada», debido a múltiples factores: La forma en la que nos hemos criado, el tipo de educación alimentaria errónea que hemos recibido, la falta de respeto por parte de nuestros cuidadores a nuestras señales de hambre-saciedad, la publicidad, la excesiva disponibilidad de alimentos y productos, el consumo de productos ultraprocesados, y otros muchos factores.

 

¿CUÁNDO SE EMPIEZA CON EL MÉTODO BLW?

 

La alimentación complementaria con el método BLW se empieza a los 6 meses de edad, no antes, al igual que la alimentación complementaria con el método de papillas, a pesar de las recomendaciones obsoletas y sin justificación que se siguen dando en muchas consultas pediátricas (aquí me enfado mucho).

 

Aún cumpliendo los 6 meses, habría que tener en cuenta algunas consideraciones para empezar con el BLW:

 

– El bebé puede sentarse solo (con apoyo) y mantiene la cabeza erguida.

 

– El bebé coordina ojos, manos y boca para mirar al alimento, cogerlo con las manos y llevárselo a la boca.

 

– El bebé ha perdido el reflejo de extrusión.

 

Si el bebé no cumple alguna de estas consideraciones deberíamos esperar a que esté preparado, porque sino el método no resultaría seguro.

 

¿Y QUÉ ES EL REFLEJO DE EXTRUSIÓN?

 

El reflejo de extrusión es un mecanismo de defensa con el que todos los niños nacen (el cuerpo humano es maravilloso, ¿verdad?). Se trata de un mecanismo involuntario, mediante el cual los bebés expulsan cualquier cosa sólida que se les introduzca en la boca, evitando de esta forma cualquier atragantamiento parcial o total.

 

Esto es así, en una etapa en la que el bebé sólo necesita de la lactancia para su supervivencia, mientras todo su sistema digestivo se sigue desarrollando.

 

Este reflejo se va perdiendo con el paso de los meses, pasando de ser voluntario a involuntario. Y aquí es donde está la clave. Porque, como mamá, vas a poder apreciar fácilmente como antes tu bebé escupía cualquier cosa que entrara en su boca y ahora decide que escupir o no.

 

Por ejemplo, ¿has notado que tu bebé empieza a meterse cualquier objeto que pille en la boca? ¿Se mete los puños hasta el fondo y le encanta estar chupeteándose las manos? ¿Te coge el dedo y se lo lleva a su boquita? Exacto..tu bebé está perdiendo su reflejo de extrusión.

 

A veces, en bebés a los que se les empieza a dar papillas antes de los 6 meses, se interpreta el hecho de que escupa todo con que no le gusta nada. No es eso, es que probablemente no ha perdido aún su reflejo de extrusión y no está preparado para consumir alimentos fuera de la lactancia aún (y nosotros erre que erre, obligando al pobre crio).

 

ENTONCES, ¿LOS NIÑOS COMEN COMO LOS MAYORES?

 

Si y no. Los alimentos serán los mismos, pero obviamente debemos hacer adaptaciones en la textura y tamaño. Respetar un orden de incorporación y restringir algunos alimentos que pueden ser problemáticos y tener en cuenta algunas consideraciones especiales.

 

¡Pero es que si le damos de comer con papillas también tenemos que tener en cuenta consideraciones!

 

Sobre la textura, la norma básica es ofrecer alimentos que el bebé sea capaz de chafar y gestionar con sus encías (No se si has probado a meter un dedito en la boca del bebé, pero esas encías son más fuertes de lo que nos pensamos). Aún siendo fuertes, obviamente no tienen dientes para desgarrar, machacar, etc…

 

El tamaño también es importante, debemos facilitar que el bebé pueda coger el alimento por si solito, no sólo con un tamaño adecuado, sino con una textura que no resbale demasiado, se le escurra, etc..

 

¿Y ES SEGURO EL MÉTODO BLW? ¿EL BEBÉ NO PUEDE ATRAGANTARSE?

 

Pues hasta lo que podemos saber, de los pocos estudios disponibles en este ámbito, ninguno reporta un mayor riesgo de atragantamiento del bebé.

 

De echo, un estudio controlado aleatorio en 206 lactantes con un grupo asignado a una alimentación a base de papillas y otro a base del método BLW determinó que no había diferencias grupales significativas.

 

Es más, un alto porcentaje de bebés en ambos grupos, en torno al 35% presentó episodios de atragantamiento parcial al menos 1 vez entre los 6 y 8 meses de edad (Fangupo LJ, 2016, A baby Led Approach to Eating Solids and Risk o Choking, Pediatrics)

 

Repito, EN AMBOS GRUPOS. SIN DIFERENCIA SIGNIFICATIVA ENTRE LOS QUE HACÍAN BLW Y LOS QUE DABAN PAPILLAS.

 

Por lo que es evidente que todos los padres, elijan el método que elijan, deberían tener nociones de primeros auxilios. Y más, teniendo en cuenta que los bebés se pueden asfixiar con cualquier otro elemento, no sólo en el ámbito de la alimentación.

 

Es más, debemos tener en cuenta la diferencia entre un atragantamiento parcial, un atragantamiento total y asfixia, y saber actuar ante todos.

 

Es más, te diré como opinión personal, después de llevar bastante tiempo formando a mamás en el método Baby Led Weaning, que ninguna me ha reportado nunca un caso de atragantamiento o asfixia.

 

¿CUÁLES SON SUS POTENCIALES BENEFICIOS ENTONCES?

 

  • Ayudarás a que tu bebé acepte mayor variedad de alimentos
  • Potenciarás su capacidad de autorregulación energética
  • Evitarás la temida (y difícil) transición de purés a sólidos
  • Fomentarás un mayor desarrollo de sus habilidades motoras
  • Estimularás sus sentidos
  • Comenzarás una educación alimentaria temprana en tu bebé
  •  

¿LOS NIÑOS CON BLW TIENEN MAYOR O MENOR PESO?

 

Bueno, esto es controvertido.

 

Lo primero que hay que entender al respecto es que debemos dejar de estar obsesionados con el peso de los niños y tenemos que obsesionarnos mucho más porque su alimentación esté basada en comida real.

 

Los pocos estudios disponibles al respecto no encuentran diferencias significativas de peso en los bebés, y además, el conjunto de estudios tiene metodologías diferentes, por lo que resulta más difícil realizar una comparación efectiva.

 

Sin embargo, si que revelan que los niños alimentados con BLW eran más capaces de regular la ingesta de alimentos en relación con la saciedad (comer cuando tienen hambre y dejar de comer cuando no la tienen) y eran menos sensibles a los estímulos internos para comer.

 

Estos dos puntos, resultan fundamentales para crear una relación saludable con la comida a largo plazo.

 

¿CUÁLES PUEDEN SER LOS PROBLEMAS ASOCIADOS AL MÉTODO BLW?

 

No hay problemas asociados al método Baby Led Weaning.

 

Hay problemas asociados a una mala alimentación de los bebés. Es decir, utilices el método que utilices, sino estás ofreciendo a tu hijo los alimentos adecuados, tienes un problema.

 

Si no estás educando a tus hijos en la alimentación, tienes un problema.

 

Si no tomas medidas de seguridad, tienes un problema.

 

Pero el problema no es del método BLW, sino de no estar formados o tener los conocimientos necesarios para apoyar a nuestros bebés en esta etapa tan importante.

 

Hay muchos padres que empiezan con el método BLW emulando lo mismo que se haría con las papillas o método más tradicional, y claro, tu hijo quizás aprenda a comer con las manos, pero no estaríamos aportando los beneficios de una alimentación equilibrada y consciente, que es lo que nos interesa desde el principio.

 

CONCLUSIÓN

 

El método Baby Led Weaning, bien realizzdo, es por tanto, una forma de educar a nuestros hijos en la alimentación segura y respetuosa con sus capacidades, que ayuda a familiarizarlos con los diferentes alimentos y texturas, aceptar una mayor variabilidad y desarrollar sus capacidades.

 

Sin embargo, para que sea realmente eficaz, debe ir acompañado de conocimientos sobre alimentación saludable por parte de los padres, de tal forma que puedan trasmitirlos dentro del núcleo familiar y de una toma de conciencia sobre la importancia de la educación alimentaria en el hogar.

 

Si quieres seguir aprendiendo sobre Baby Led Weaning te recomiendo que te descargues mi guía gratuita con las 5 claves para que tu BLW sea un éxito :

Cómo conseguir que tu Baby Led Weaning sea un éxito