La alimentación complementaria es el periodo que comienza cuando la leche materna por sí sola ya no es suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales de nuestro bebé, y se necesita complementar con otros alimentos.

¿Complementar, dices? Si si, complementar.

La lactancia seguirá siendo el alimento principal del bebé durante el primer año de vida o durante el tiempo que el bebé marque, ya que la lactancia se da a demanda.

Es el momento de empezar a confiar en la capacidad intrínseca de nuestro bebé para regular su ingesta de energía. Si estamos haciendo las cosas bien, ofreciéndole alimentos saludables y permitiendo que tome leche materna o fórmula a demanda, el solito va a saber responder a sus necesidades innatas y nos va a ir marcando el camino. Paulatinamente irá reduciendo la lactancia e irá aumentando la ingesta de otros alimentos.

Bebé empezando la alimentación complementaria

¿Y A QUÉ EDAD EMPEZAMOS A INCORPORAR ESTOS ALIMENTOS?

La alimentación complementaria comienza aproximadamente a los 6 meses de edad. Salvo casos muy excepcionales, no deberíamos hacerlo antes, ya que el sistema digestivo del bebé aún es inmaduro y no funcionará de forma eficiente para descomponer y absorber otros alimentos diferentes a la lactancia.

El propio bebé nos va a dejar ver cuando está preparado, porque entre otras cosas:

– Se podrá sentar solo (con apoyo) y mantiene la cabeza erguida.

– Coordinará ojos, manos y boca .

– Habrá perdido el reflejo de extrusión.

– Y sobre todo, presentará interés por la comida.

¿Y QUÉ ES EL REFLEJO DE EXTRUSIÓN?

El reflejo de extrusión es un mecanismo de defensa con el que todos los niños nacen (el cuerpo humano es maravilloso, ¿verdad?). Se trata de un mecanismo involuntario, mediante el cual los bebés expulsan cualquier cosa sólida que se les introduzca en la boca, evitando de esta forma cualquier atragantamiento parcial o total.

Esto es así, en una etapa en la que el bebé sólo necesita de la lactancia para su supervivencia, mientras todo su sistema digestivo se sigue desarrollando.

Este reflejo se va perdiendo con el paso de los meses, pasando de ser voluntario a involuntario. Y aquí es donde está la clave. Empezamos a vislumbrar el momento de empezar con la alimentación complementaria. Como mamá, vas a poder apreciar fácilmente como antes tu bebé escupía cualquier cosa que entrara en su boca y ahora decide que escupir o no.

Por ejemplo, ¿has notado que tu bebé empieza a meterse cualquier objeto que pille en la boca? ¿Se mete los puños hasta el fondo y le encanta estar chupeteándose las manos? ¿Te coge el dedo y se lo lleva a su boquita? Exacto..tu bebé está perdiendo su reflejo de extrusión.

A veces, en bebés a los que se les empieza a dar papillas antes de los 6 meses, se interpreta el hecho de que escupa todo con que no le gusta nada. No es eso, es que probablemente no ha perdido aún su reflejo de extrusión y no está preparado para consumir alimentos fuera de la lactancia aún (y nosotros erre que erre, obligando al pobre crio)

PUES A MI ME HAN DICHO QUE A PARTIR DE LOS 4 MESES LE EMPIECE A DAR CEREALES…

Debo decirte que introducir alimentos sólidos, sean cuales sean, antes de los 6 meses no reporta absolutamente ningún beneficio al bebé, y sin embargo, se asocia a un aumento de infecciones en niños.

Como he comentado antes, a esa edad el sistema digestivo del bebé aún no está bien desarrollado para gestionar todos los alimentos, así como sus sistema inmune, neurológico, renal, microbiota…

¿Y LE PUEDO DAR TODO TIPO DE ALIMENTOS?

Le puedes dar CASI todo tipo de alimentos. Hay algunas excepciones. Hasta el primer año, no deberíamos incluir en la alimentación complementaria, como norma general, los siguientes alimentos:

Todo lo demás estaría permitido. TODO.

¿Y EN QUÉ ORDEN?

En el orden que quieras, respetando unos días entre alimentos para cerciorarnos de que nuestro bebé no sufre ninguna reacción alérgica.

Es decir, que como puedes ver, la alimentación complementaria del bebé es fácilmente adaptable a la alimentación del resto de familia, sin necesidad de comprar productos especiales, ya que son muy pocas exclusiones las que hay que realizar.

¿DE QUÉ FORMA OFREZCO A MI BEBÉ LOS ALIMENTOS?

Aquí hay varias opciones.

Podrías ofrecer a tu bebé la alimentación complementaria como se venía haciendo tradicionalmente, en forma de papillas.

También puedes hacerlo con el método Baby Led Weaning (BLW), del que puedes encontrar más información en el siguiente enlace: Lo que necesito saber sobre el método Baby Led Weaning.

Puedes hacer un método mixto.

Mi recomendación es que estudies el método Baby Led Weaning y decidas si es para tí, porque sus potenciales beneficios con respecto a otros métodos son muchos.

CONCLUSIÓN

La alimentación complementaria del bebé y como llevarla a cabo son sin duda una decisión importante. Va a marcar en muchos aspectos la salud y vida futura de tu hijo.

Por desgracia, en muchas consultas de pediatría se siguen dando consejos obsoletos sobre como llevarla cabo. Recomendaciones que toda la evidencia científica de la que disponemos nos confirma que, no sólo no sirven de nada, sino que pueden llegar a ser contraproducentes.

Si quieres seguir formándote y recibir información gratuita sobre alimentación infantil para mejorar la vida de tus hijos puedes pinchar el siguiente enlace: Quiero recibir información sobre alimentación infantil.