Denominamos ventana de oportunidad del bebé al periodo que comprende sus primeros 1000 días de vida, es decir, desde la concepción hasta que cumple los 2 añitos.

Este periodo resulta clave para la programación de la salud a lo largo de la vida. A pesar de lo que muchos mamás y papás creen, el crecimiento y desarrollo de los niños vienen determinados, no sólo por su genética, sino por los factores ambientales que le rodean.

La etapa embrionaria y la vida temprana, están caracterizadas por una gran plasticidad y constituyen el momento perfecto para intervenir e invertir tiempo y esfuerzo en esta programación, constituyendo nuestra mejor estrategia de prevención de la salud de nuestros niños.

Durante la ventana de oportunidad del bebé se va a CONFIGURAR LA MICROBIOTA Y EL SISTEMA INMUNE (Ambos, estrechamente relacionados entre sí).

Dicha configuración, se va a quedar con nosotros de por vida.

Ventana de oportunidad del bebé
Ventana de oportunidad del bebé

PERO ¿QUÉ ES LA MICROBIOTA?

La microbiota es el conjunto de bacterias y microorganismos que residen en diferentes nichos del cuerpo. Principalmente el intestino, pero también los encontramos en vagina, piel, boca, y muchos más.

Esta comunidad bacteriana es muy compleja y dinámica, y juega un papel fundamental en la salud.

Intervienen en nuestras funciones fisiológicas y metabólicas. Y como he dicho, trabaja en conjunto con nuestro sistema inmune.

Una disbiosis intestinal (es decir, la alteración de esta comunidad) conlleva el aumento de patógenos, enfermedades como las alergias, problemas intestinales, diabetes, cardiopatías, obesidad, inflamación crónica, trastornos neurológicos y cognitivos…

Por desgracia, estas alteraciones son cada vez más frecuentes. ¿A cuántas personas conoces con enfermedades autoinmunes o patologías digestivas como el SII, por ejemplo?

¿Y EL SISTEMA INMUNE?

El sistema inmune es el mecanismo de defensa que nuestro cuerpo tiene para protegernos ante patógenos invasores u organismos infecciosos antes de que puedan causarnos algún daño.

Actúa a través de una compleja red de proteinas, células y tejidos para proteger a las personas.

Es una red mecanizada increíble que vela por nuestra salud, pero que por desgracia, a veces se ve alterada por diferentes factores, causándonos problemas.

¿Y QUÉ INFLUYE EN ESA VENTANA DE OPORTUNIDAD DEL BEBÉ?

Pues en la ventana de oportunidad del bebé influyen muchas cosas la verdad, todas bastante controlables, algunas no tanto (o no tan fácilmente, como por ejemplo, el lugar en el que vivimos).

Veamos algunas:

DURANTE EL EMBARAZO: Será determinante el estado de salud de mamá, la composición de su propia microbiota y el estilo de vida.

Es decir, que el embarazo ya supone una gran oportunidad para empezar a cuidarte, modificar tu alimentación, hacer ejercicio, exponerte al sol, aprender a gestionar tus niveles de estrés, etc…

Piensa que todo esto repercutirá, no sólo en tu salud, sino en la de tu bebé.

DURANTE EL NACIMIENTO: El suministro de antibióticos u otros medicamentos, el canal de parto (vaginal o cesarea), el nacimiento a término o pretérmino

Mientras que los bebés nacidos por parto vaginal son colonizados en un primer momento por bacterias vaginales y fecales de la madre, los bebés nacidos por cesárea están expuestos inicialmente a bacterias de la piel, presentando bajos recuentos de bacterias intestinales y menor diversidad microbiana en los primeros años de vida.

El parto por cesárea está asociado a riesgo de enfermedad celíaca, asma, diabetes tipo I y un riesgo del 46% mayor de desarrollar obesidad infantil, según estudios recientes.

DURANTE LA INFANCIA: La localización geográfica, la elección de lactancia materna o leche de fórmula, la duración de la lactancia, la alimentación complementaria, el ambiente familiar…

¿CÓMO SE CONFIGURA LA MICROBIOTA DEL BEBÉ?

Sabemos que la microbiota materna es el primer inóculo del feto. Tenemos evidencia de que hay colonización bacteriana en la placenta y el líquido amniótico, encontrando principalmente Lactobacillus, Propionibacterium y Enterobacteriaceae.

Tenemos pues, traslocación bacteriana desde la cavidad bucal, la vagina y el colon de mamá.

También encontramos traslocación bacteriana a través del canal de parto: El tipo de microorganismos que encontramos en un niño nacido por parto vaginal, será diferente a las del niño nacido por cesárea.

En el parto vaginal predominan los generos Lactobacillus, Prevotella y Sneathia, mientras que en el parto por cesárea predominan los géneros Staphylococcus, Corymebacterium y Propionibacterium, además de encontrar un retraso en la colonización de Bacteroides y Bifidobacterium.

Y de nuevo, el tipo de microbioma de un niño alimentado con lactancia materna, será diferente a la de un bebé alimentado con leche de fórmula.

En la lactancia materna se incrementaran los géneros Bifidobacterium y Lactobacillus, mientras que con la fórmula habrá una disminución de Bifidobacterium y un incremento de Bacteroides y Atopobium.

Después de eso, intervienen en la configuración de la microbiota, principalmente, la alimentación complementaria, pero también, los medicamentos, la exposición ambiental (¿¿¿tu bebé toca la tierra, está en el suelo, se relaciona con otros niños y adultos, convive con animales???), su nivel de estrés, la actividad física que realice….

CONCLUSIONES

Estamos ante un periodo de vital importancia para la vida de nuestros niños. Los primeros años, es decir, la ventana de oportunidad del bebé son fundamentales.

Sabemos que la perturbación microbiana en la infancia temprana, asociada a prácticas de alimentación y otras exposiciones, puede influir en la ganancia de peso y la composición corporal, lo que deriva en un mayor riesgo de enfermedades metabólicas en la edad adulta, pero por desgracia, también en edad infantil.

La mayoría de los factores de influencia están en nuestra mano. Algunos suponen cambios más sencillos, otros más complejos, pero tenemos poder de decisión sobre ellos.

Con un mínimo esfuerzo podemos cambiar los de mayor importancia, como la alimentación, y poco a poco integrar prácticas adecuadas para mejorar nuestros hábitos y los de nuestros niños.

Si quieres estar actualizada sobre alimentación infantil y empezar a formar parte de nuestra tribu, puedes pinchar el siguiente enlace: ¡Sí, quiero formar parte de la tribu!