Lo que te voy a contar en este artículo es muy triste porque te voy a hablar claramente de la situación actual del sobrepeso y la obesidad infantil en el mundo y en nuestro país, así que si no estás dispuesta a escuchar la realidad de una situación que se nos está escapando de las manos, mejor no sigas leyendo.

Pero ojo, yo te recomiendo que si lo hagas, porque quizás tenga la suerte de cambiar tu percepción sobre el problema que se les viene encima a nuestros niños y así, entre todos, podamos hacer algo para intentar mejorar.

 

Vamos allá:

 

  • En todo el mundo, el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 41 millones en 2016. Solo en África, según la OMS, el número de niños con sobrepeso u obesidad aumentó de 4 a 9 millones en el mismo periodo.
  • En los países en desarrollo con economías emergentes (clasificados por el Banco Mundial como países de ingresos bajos y medianos) la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil entre los niños en edad preescolar supera el 30%.
  • Si se mantienen las tendencias actuales, se prevé que el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025.
  •  

¿Estos datos están empezando a tomar forma en tu cabeza? Bien, sigamos:

 

La Estrategia Mundial OMS sobre “Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud” adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2004 pide «la adopción de medidas mundiales, regionales y locales destinadas a mejorar las dietas e incrementar la actividad física».

 

La Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre “La Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles” adoptada en septiembre de 2011 reconoce «la importancia crucial de reducir el nivel de exposición de las personas y las poblaciones a dietas poco sanas y al sedentarismo.»

 

Esa Declaración manifiesta el compromiso de promover la aplicación de la Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, incluida, según proceda, la introducción de políticas y medidas orientadas a promover dietas sanas e incrementar la actividad física.

 

¿Tu estás viendo que todas esas medidas se lleven a cabo? Yo no, así que mejor dejamos de esperar que los organismos oficiales hagan algo y nos ponemos las pilas nosotros en casa.

 

Obesidad y sobrepeso infantil en España

 

Ahora es cuando nos vamos a dar cuenta de que tenemos que dejar de hablar sobre lo mal que comen en EE.UU y empezar a centrarnos en como se come aquí.

 

En el estudio ALADINO 2015 se estudió a 10.899 niños de 6 a 9 años en 165 centros escolares de todas las CC.AA. y ciudades autónomas de España, considerándose una muestra representativa del conjunto de la población española para este rango de edad:

 

  • La prevalencia de sobrepeso hallada fue del 23,2 %
  • La prevalencia de obesidad fue del 18,1 %

 

Otro estudio realizado en 2012 por (Sanchez Cruz JJ, Jiménez Moleón JJ, Fernández-Quesada F., Sánchez MJ., 2012, “Prevalencia de obesidad infantil y juvenil en España en 2012”), con una muestra de 1018 niños, de 8 a 17 años, arroja los siguientes resultados:

 

  • Grupo de 13 a 17 años: Sobrepeso 26% y Obesidad 12,6%; 4 de cada 10 jóvenes tienen sobrepeso u obesidad
  • Grupo de 8 a 13 años: Sobrepeso 45% y grupo de 14 a 17 años: Sobrepeso 25,5%

 

¿Te preocupan estos datos? Pues ya verás lo que viene ahora:

 

Percepción del sobrepeso infantil en la sociedad

 

Para mi, uno de los principales problemas del sobrepeso y la obesidad infantil es la normalización de ésta.

 

Si algo no se percibe como un problema ¿Para qué cambiarlo?

 

Los padres muestran una percepción de la realidad que llega a tal error que muchas veces confundimos sobrepeso o “estar un poco rellenito” con obesidad, creyendo que estamos ante lo primero cuando realmente nos encontramos con obesidades clínicas con muchas consecuencias para la salud del menor.

 

En más, sobre todo en los primeros años del menor, se muestra desagrado con niños a los que se perciben como delgados, aún estando dentro de un percentil normal para su edad, mientras que agrada ver a niños con sobrepeso, casi percibiendo esto como un indicativo de buena salud para la población general.

 

Muchos estudios refieren hasta un 70% más de sobrepeso y obesidad cuando se vive en ambientes obesogénicos (compañeros de trabajo, de escuela o familiares con sobrepeso).

 

Actualmente, y por desgracia, sólo cambian la percepción y comportamiento frente a la obesidad aquellas personas que sufren eventos traumáticos o diagnósticos de enfermedades graves.

 

Sin embargo, esto es un error, pues en muchas ocasiones ya es demasiado tarde, sobre todo cuando hablamos de niños en los que hemos desaprovechado la oportunidad de inculcar unos buenos hábitos de salud para el futuro.

 

¿Qué podemos hacer?

 

No me cansaré nunca de repetirlo:

 

Durante la infancia no debemos trabajar para que nuestros niños coman sano, sino para crear en ellos hábitos saludables y duraderos que les guíen durante el resto de su vida.

 

Volviendo a mencionar el estudio Aladino 2015, vemos que a pesar de la alta prevalencia de sobrepeso y obesidad que refiere, el 80% de los padres creen que sus hijos tienen un peso normal y solamente un 12% opinan que sus hijos tienen un ligero sobrepeso. (sobrepeso: 23,2% y obesidad: 18,1%)

 

Además, el 23,7% de las madres y el 47,5% de los padres presentan sobrepeso, y el 8,2% de las madres y el 13,3% de los padres presentan obesidad, por lo que en la mayor parte de los casos estamos hablando de «hábitos heredables» y no de «genética heredable».

 

¿Te ha molestado este artículo?

 

Se que a muchas personas les puede molestar, pero para mi eso es una buena noticia, porque SI ALGO TE MOLESTA, ES QUE ESE ALGO ESTÁ LLAMANDO TU ATENCIÓN. Y lo que yo quiero es que toda la atención se desvíe hacia el problema tan grande de malnutrición infantil que tenemos.

 

Tenemos que luchar a una por disminuir las tasas de sobrepeso y obesidad infantil que nos rodean.

 

Aquí no puedo darte una solución, porque el sobrepeso y la obesidad infantil es un problema bio-psico-social que necesita de un abordaje preciso e integral. No puedo simplificar en un artículo la solución a un problema así.

 

Pero si tuviera que decir una cosa, sólo una, con la que ayudarte, sería esta: Deja de tirar balones fuera y empieza a actuar modificando hábitos en casa. Aquí es donde puedes ir a la acción inmediatamente, es donde tienes el control.

 

Tu peor enemigo no es la industria alimentaria, ni los gobiernos, ni las personas que ofrecen comida a tu hijo.

 

Tu peor enemigo son tus creencias limitantes. TIENES-PODER-PARA-HACER-MUCHO-MÁS-DE-LO-QUE-PIENSAS.

 

Por mi parte, si quieres seguir formándote sobre alimentación infantil y aprendiendo cosas nuevas cada día, te recomiendo que pinches en el siguiente enlace: Quiero seguir aprendiendo.

 

Y si quieres formar parte de una tribu de mamás y papás preocupados por la salud de sus hijos, donde podrás dar y recibir de manera gratuita, puedes pinchar en el siguiente enlace: Quiero formar parte de la tribu.